miércoles, 14 de mayo de 2008

Mi reloj arrestado

Recuerdo cuando construimos juntos muestra cocina, la pensamos juntos, la diseñamos, compramos los materiales, la montamos, y la disfrutamos.
Al acabarla hice un reloj de pared para ti.

En lugar del 11 puse una @ ya que nos conocimos a esa hora chateando por internet.
En lugar del 5 puse II para recordar que a esa hora nos citamos por primera vez
En lugar del 1 puse un corazón para recordar la hora de nuestro primer beso.
En lugar del 9 puse 21 los años que tenías.

Recuerdo tu sonrisa y lo que te gustó cuando te lo enseñé y te conté el porque de cada hora.

Recuerdo como el pasado lunes pasaste por casa a recoger algunas cosas y te pregunté si querías llevártelo. Tenías prisa por irte.
No quiero recordar que hora era el día que me digiste que habías sido infiel y que te ibas.
Recuerdo que al irte quedé agobiado mirando el reloj funcionar sin sentido y como decidí pararlo y quitarle la pila y no volver a ponérsela nunca.

Es un reloj arrestado.

1 comentario:

  1. el amor cuando se convierte en una obsesión deja de ser amor.

    ResponderEliminar

 
. . . . . .